Receta para preparar unas deliciosas manzanas de caramelo

Receta para preparar unas deliciosas manzanas de caramelo

Receta para preparar unas deliciosas manzanas de caramelo

Las manzanas de caramelo o manzanas no son precisamente un postre ligero, pues no nos vale como excusa el hecho de que lleva fruta. El caramelo que la recubre le quita la etiqueta de saludable a la manzana. Aun así, en casa siempre podemos asegurarnos de que la capa de caramelo quede muy fina para intentar minimizar el daño.

Ingredientes

  • Manzanas ácidas de tamaño pequeño, 4 (la Granny Smith es ideal)
  • Azúcar, 300 g
  • Agua, 50 ml
  • Limón, 1 (el zumo)
  • Mantequilla, 100 g
  • Colorante alimenticio rojo en polvo, 1/2 cucharada (opcional)
  • Crocanti de almendra (opcional)
  • Sprinkles de colores (opcional)

Paso 1:

Lavamos bien las manzanas, las secamos a conciencia, les retiramos el rabito si lo tienen y les clavamos un palito de helado, o un palito de brocheta que sea resistente, o un palillo de madera de los que regalan en los restaurantes chinos o, si queréis un final más especial para vuestras manzanas de feria, un palito de regaliz.

Preparamos también un bol con agua fría y algún cubito de hielo que nos hará falta después.

Paso 3:

En un cazo ponemos el azúcar con el agua y el zumo de limón a fuego suave hasta que se disuelva el azúcar. Si no hemos hecho caramelo nunca lo mejor es no quitarle ojo de encima, una vez que se haya disuelto el azúcar, al mantener el cazo al fuego veremos que empiezan a formarse unas pequeñas burbujas, que darán paso a otras de mayor tamaño y, posteriormente, nuestro caramelo empezará a tomar color.

Cuando tenga un bonito color dorado añadimos la mantequilla y el colorante, con mucho cuidado para que no se produzcan salpicaduras que nos puedan quemar. Removemos bien y apartamos del fuego.

Paso 4:

Pasamos las manzanas por el caramelo y rápidamente las introducimos en el bol con agua helada para que el caramelo se endurezca. Después las sacamos y las sacudimos ligeramente. Si queremos una capa de caramelo más gruesa, podemos repetir el baño de caramelo y el enfriamiento posterior tantas veces se desee, pero obviamente, a mayor cantidad de caramelo, más calorías.

Si queremos decorarlas con crocanti de almendra o algunos sprinkles comestibles, entonces no nos servirá el truco del agua helada para enfriarlas en el momento, sino que después de sacarlas del caramelo las rebozaremos en la decoración elegida y las dejaremos enfriar en la nevera colocándolas, por ejemplo, en una bandeja forrada con papel de horno y teniendo cuidado de que no se toquen entre ellas para que no se queden pegadas.

Receta original de El Español

Receta para preparar unas deliciosas manzanas de caramelo

Regala un CaféRegala un Café