Pendejo, la palabrita con la que nos criamos muchos. Para empezar, la frase «no sea pendejo tiene un origen». Hay que empezar a definir lo que significa la palabra «pendejo» y cuál ha sido la connotación cultural que tenemos sobre esa frase.

Según la página web Significados.com justo en su artículo Significado de pendejo significa:

Es un adjetivo de uso coloquial empleado para denominar a aquellas personas que se caracterizan por ser tontas o cobardes.

También quiere decir según el portal:

Pendejo es una palabra utilizada en diversos países de América en los que se habla español pero, en cada éstos tiene un sentido diferente. Sin embargo, su uso más frecuente tiene como intención ser un insulto o burla.

«Yo no soy pendejo» está entre las 5 frases que nos joden el derecho según Carolina Santana.

Detrás de «no soy pendejo»

El «no soy pendejo» es un orgullo decirlo pero hay que ver el trasfondo que trae esta frase y qué tan intrínseca está en el argot popular del dominicano. Una dama hace días hacía anécdota de que ella conoce ciertas personas en organizaciones e instituciones, a lo que su madre responde:

¡No sea pendeja! ¡Pégate ahí para que consiga un trabajo»

Su madre es una adulta de unos 68 años, es decir que es de la generación donde el nepotismo y tráfico de influencias era algo normal y justificable. ¿Qué pasa cuando son los adultos quienes promueven la corrupción como algo válido? Todavía hoy entre los adultos se usa la palabra «padrino» para conseguir un «puestecito».

Definitivamente aquí no hay ni un pendejo
Definitivamente aquí no hay ni un pendejo

Pero, en otra anécdota de un joven que su padre le decía:

¡No sea pendejo! ¡Quédate con el dinerito que sobró que eso e’ tuyo como quiera!

¿Entonces? ¿Quiénes son los que ponen en manifiesto la corrupción?

Así es como muchos empleados del gobierno se quejan deliberadamente cuando no le «nombran a un hijo en la institución», a otro sí y a ellos no. Cuando en realidad tendría que ser mediante un proceso en recursos humanos con un currículum y sin llevar la recomendación de que «e’ hijo de fulano». Es la actitud de muchos adultos.

Esta es la demostración de una familia donde no hay nadie pendejo.
Esta es la demostración de una familia donde no hay nadie pendejo.

¿Qué trae como resultado?

Las actitudes de muchos adultos es la que normaliza la corrupción y la doble moral de responsabilidad. Moralmente es aceptado el nepotismo porque es «hijo de fulano» pero éticamente no está bien.

¿Qué pasa con los jóvenes de hoy sumamente preparados y sin oportunidades? ¿Qué tienen que hacer para un puesto de trabajo? Cuando son los adultos que se «quejan» porque no le nombraron un hijo.

Aquí nadie es pendejo
Aquí nadie es pendejo

Como menciona el artículo de opinión ¿Para qué pagar impuestos?. En las famosas «pasantías» que hay que hacer en el gobierno hay una esperanza para un trabajito. Sin embargo, la gran mayoría terminan en la desilusión de que no le dan el trabajo aunque hayan hecho un trabajo brillante. Mientras tenemos las famosas botellas y las «nominillas», los que no van a trabajar. En el Estado nos encontramos un montonazo de empleados que solo van a chatear, pintarse las uñas, hablar, … mientras quien trabaja en el sector privado debe de «fajarse» porque lo votan y destacarse.

Regala un CaféRegala un Café