Trabajar de más muchas veces quizás parezca admirable o atractivo, pero en realidad no es nada productivo. Representa una «responsabilidad» cuando se queda más tiempo en el trabajo muchas veces o cuando deja de tomar la hora de almuerzo para seguir trabajando. Son signos de una persona que está tan desgastada emocionalmente que no le provoca ninguna «emoción» salir del trabajo.

También esta situación se aplica cuando hasta los fines de semana que no le toca trabajar, la persona va para adelantar trabajo.

Por lo que tenemos que saber que ser un buen profesional no significa trabajar de más como lo explica un artículo que lleva ese mismo título. Pues hay diferencias entre las personas que son ocupadas y las que son productivas.

Un profesional y el que trabaja de más

Un profesional hace el trabajo duro cuando está lleno de energía y aprovecha los momentos bajos para hacer tareas que no requieren mucho esfuerzo. Un profesional:

Descansa lo suficiente para recargar su energía y poder ser de nuevo eficiente al día siguiente.

No trabaja cuando está demasiado cansado, porque sabe que está perdiendo el tiempo y que, seguramente, tendrá que revisar o rehacer de nuevo ese trabajo.

Busca ser más eficiente, no trabajar más horas, a través de una mejor organización, delegando el trabajo convenientemente, automatizando tareas repetitivas, pidiendo ayuda a sus compañeros.

Sabe que su rendimiento en el trabajo será muy superior si presta la debida atención todos los aspectos de su vida: familia, amigos, ocio, tiempo libre, etc.

Persona productiva y ocupada

Image result for persona productiva y ocupada
Persona productiva y ocupada

Hay que definir: quien trabaja de más está ocupado y no productivo. Hay múltiples diferencias entre estos perfiles.

Antes de, hay que reconocer que tenemos la sociedad del cansancio que aplaude cuando trabajas de más y todo tu tiempo te la pasas trabajando. Pues «el trabajo dignifica» pero hay un trasfondo en esas frases culturales.

Esta foto muestra otra diferencia, por lo que hay que tener cuidado con las personas que siempre están ocupadas. En realidad no quieren dejar lo que están haciendo muchas veces.

Image result for persona productiva y ocupada
Los ocupados tienden a trabajar de más

En realidad no necesitamos trabajar de más sino ser más efectivos. Hoy día muchas empresas les interesa tener personas productivas y efectivas por lo que el ocio y la diversión son importantes.

Puesto que pasar más tiempo en la oficina que todo el mundo no te hace ser el mejor empleado sino más bien alguien con un vacío existencial que lo llena con trabajo. Ocurre esta situación en múltiples casos.

Las personas productivas les interesa tener más resultados y ser más eficientes, es decir, hacer más con menos. Hacer una cosa a la vez es una característica de las personas productivas.

Las empresas hoy día se preocupan por las tener personas ágiles y muy actualizadas además de analíticas porque ahí están las soluciones.

Cabe destacar que quien trabaja de más no tiene salud emocional.

Quien trabaja más vive estresado

Las personas ocupadas, cuya meta es estar siempre ocupados siempre tienen prisa por lo que pocas veces alcanzan a cumplir sus metas. Siempre están ansiosas, nerviosas, estresadas e irritables. Hay que cuidarse de tener personas ocupadas, es mejor elegir productividad. Pues estas no se estresan ni trabajan contra el reloj sino más bien que tienen inteligencia emocional.

Lamentablemente quien trabaja de más nunca está preparado

Se concentran tanto en trabajar y no prepararse que no saben reaccionar ante ninguna situación.

Siempre están preparadas. Las personas productivas se anticipan a las situaciones, por lo que rara vez éstas las agarran desprevenidas. Saben cómo reaccionar a cada situación, y lo hacen de manera calmada y pensante.

Trabajar de más implica no terminar nada

La necesidad de estar siempre ocupados implica concentrarse en procesos y no generar resultados. Por eso tienden a tener muchos pendientes sin terminar.

Regala un CaféRegala un Café