EDITORIAL: COVI-Dianidad se ha vuelto una COVID-REALIDAD

EDITORIAL: COVI-Dianidad se ha vuelto una COVID-REALIDAD

EDITORIAL: COVI-Dianidad se ha vuelto una COVID-REALIDAD

A pesar de que nuestro primer caso del CORONAVIRUS se reportó hace más de 5 meses, recordemos a aquel turista italiano que dio positivo el 1ro de marzo, La COVI-Dianidad se ha vuelto una COVID-REALIDAD trágica para quien la vive en carne propia.

COVI-Dianidad se ha vuelto una COVID-REALIDAD

Nadie quiere enfermarse y mucho menos perder un familiar querido, pero por mucho que usted se cuide, cuando vemos grupos de irresponsables festejando en la calle, en ríos y playas, sin mascarillas, la salud de todos nosotros está en riesgo por esos inconscientes que son los que salen a contagiar a los demás en los bancos, supermercados y otros lugares en donde coexistimos.

Este fin de semana, ningún centro del Gran Santo Domingo contactado telefónicamente disponía de camas para pacientes COVID. “Están Llenos” y en las principales clínicas visitadas personalmente por nuestro equipo, tampoco, y sus áreas de emergencia son un drama de enfermos que llegan tratando ingresar.

En 5 meses el Gobierno no ha sido capaz de resolver el problema de las pruebas masivas, y las que aparecen, que son pagadas, en su mayoría son las rápidas, que se hacen con sangre, y no son exactas.

La gente se muere por falta de atención y el personal médico dominicano, puede verse con los ojos aguados de no poder atender más pacientes. Y si acaso usted logra el milagro de que algún centro privado le reciba un familiar, tiene que cantearse depositando miles y miles de pesos.

¿Cómo se salva un infeliz en RD?

¿Por qué este gobierno en 5 meses no ha construido 1 solo hospital móvil para COVID? ¿Por qué no agarró hoteles abandonados hasta de Juan Dolio y montó centros de atención y aislamiento? Podríamos estar salvando vidas, pero estamos en política.

Y si no es el COVID que nos acaba, es el desplome de la economía que este gobierno está dando auspiciando. Negocios quebrados y gente que tenía un buen empleo ahora haciendo malabares para sobrevivir. ¡Estamos Mal!

Y un sector tan importante como el Turismo, ¿En qué cabeza cabe armar un tapón en los aeropuertos haciendo pruebas a todo el turista que llega?

Pero todo lo queremos resolver con un toque de queda, que lo único que logra es que más personas terminen apiñándose para resolver en horario recortado. Mientras, en otros países, es al revés y extienden los horarios para poder atender menos personas por turno y evitar romper el distanciamiento.

En definitiva, no le estamos ganando la batalla al COVID porque aparentemente nunca hubo voluntad de hacerlo. No nos preparamos cuando debimos. La falta de consciencia que los dominicanos hemos demostrado, sobre todo los jóvenes, es incomparable. Ahora, con una economía a la deriva, seguimos tomando medidas pensadas con los pies, que no resuelven el problema, pero sí fomentan la quiebra de negocios y el desempleo.

EDITORIAL: COVI-Dianidad se ha vuelto una COVID-REALIDAD

Regala un CaféRegala un Café